Novedades

Por: comKids (Redactor)

Artículo publicado originalmente en la revista Kidscreen. Lea el artículo original.

Por David Kleeman*

Por más de 20 años, viajé con las maletas Prix Jeunesse, mostrando la televisión infantil del mundo entero y hablando de la forma en que los programas reflejan los lugares donde fueron realizados. Recientemente, fui sorprendido por la cuestión de cómo esa intersección que existe entre la cultura y los medios de comunicación funciona en el mundo de los móviles y las aplicaciones, y también por una duda sobre su papel en nuestra sociedad. Voy a tratar de explicarlo mejor, y luego espero que ustedes completen estas reflexiones con sus propias ideas y experiencias.

Hace unas semanas, estuve en Sao Paulo para una conferencia en el comKids – Prix Jeunesse Iberoamericano. Se trata de un grupo de paneles y discusiones sobre los medios de comunicación para los niños en América Latina, con el fin de cambiar el panorama del sector. El Festival es una competencia regional, que sirve para reconocer las producciones que se destacan en el ámbito de la televisión infantil. El PJIA trabaja teniendo como base el modelo internacional del Prix Jeunesse global, que desde 1964 ha venido celebrando las mejores producciones para los niños. En São Paulo, así como en Munich, todos asisten, discuten y votan.

Amigos -El mar

Amigos, producción finalista del comKids – Prix Jeunesse Iberoamericano 2015. Argentina, Pakapaka.

En mi opinión, América Latina es la región más creativa del mundo en el tema de la televisión infantil. Hay muchas razones para esto, una de ellas es la proliferación de oportunidades de distribución. Durante más de un cuarto de siglo, he conocido a productores, directores, escritores y animadores de gran talento en América Latina, pero que a menudo no tenían salidas para sus trabajos.

En los últimos años, los profesionales y la opinión pública han creado bloques infantiles y canales – el Pakapaka en Argentina y la Señal Colombia, entre otros. Canales de ese tipo no existían antes, o no dan atención al segmento infantil. Los medios móbile y el streaming también vienen creciendo rápidamente.

La rica cultura de los productores latinoamericanos brilla en muchas de las producciones – los indígenas siempre son retratados en documentales con hermosas fotografías, animaciones hechas con materiales locales, historias políticas fieramente honestas y algunos tipos de humor que pueden confundir a los extranjeros, pero que dejan a su público riéndose mucho.

Así como su pariente internacional, el Prix Jeunesse Iberoamericano cuenta con una división de medios interactivos con premios para las mejores producciones móviles y aplicaciones y a los mejores sitios. Después que todos los finalistas interactivos se presentaran, alguien se dio cuenta de que ellos tenían rasgos mucho menos latinoamericanos que las producciones hechas para la televisión. Un debate sobre la importancia de las particularidades culturales en la televisión y en los dispositivos móviles fue levantado, cuestionando qué significaba esa presencia en la práctica.

Mi primera reacción fue pensar “está claro que los niños necesitan ver sus vidas reflejadas en cada una de las pantallas.” Entre la economía y los géneros típicos, sin embargo, esto puede no ser tan sencillo.

21_ago_goethe-institut_apresentacao_20_post_david_3

Isabel Malzoni, editora Caixote, presentando el contenido “Pequeños grandes cuentos de verdad”, categoría interactiva. comKids – Prix Jeunesse Iberoamericano 2015. Foto: Danila Bustamante / comKids

La televisión es esencialmente un medio de comunicación global, por sus elecciones y modelo de negocio – incluso en este momento en donde estamos: “la era de la transmisión online.” Los programas se hacen conscientemente para algunos lugares específicos o para ventas internacionales. Todos hemos escuchado alguna vez acerca de los acuerdos de los guiones o de los diseños hechos para enmascarar culturas, establecer gustos o consolidar tabúes.

Al mismo tiempo, muchos géneros típicos de la TV son buenos para contar historias “arraigadas” incorporando decisiones narrativas, artes, haceres tradicionales y casts que reflejan la población local (ya sea de live action o animación).

La web y los móviles son las tecnologías más globales, su contenido tiene que ser “geobloqueado” para evitar el cruce de fronteras entre países y regiones, diferentemente de ser ofrecido ampliamente para “conseguir pagarse” y justificar la inversión. Teniendo en cuenta el modelo económico más ajustado y económico del móvil, cualquier cosa que reduzca la audiencia potencial significa una inversión de riesgo.

Los tipos más comunes de las aplicaciones, por lo menos para los niños más pequeños, también pueden enmascarar la diversidad cultural. Excluyendo los appbooks, ellos tienden a ser menos dirigidos por personajes o narrativas, tales como aplicaciones de artes, rompecabezas y herramientas educativas.

De todos modos, cuanto más tiempo los niños pasan con los dispositivos móviles y su naturaleza inherentemente global, lo más importante es apoyar los contenidos que aportan diversidad cultural. Una de mis principales referencias, Mogens Vemmer, uno de los pioneros directores de televisión educativa de la cadena pública de Dinamarca, solía decir: “cuando un niño se despierta por la mañana y enciende el televisor, ¿cómo ella sabe dónde está?”. Hoy en día, la misma pregunta se aplica a las tabletas y teléfonos. Tanto en contenido como en diseño, el libro y la aplicación de “A day in the Market (Un día en el mercado)”, de Adarna House, es un gran ejemplo. Situado claramente en las Filipinas se puede acceder desde cualquier lugar.

Los niños no tienen que “aprender” sus propias raíces, pero por otro lado, necesitan conocer el modo cómo su mundo está interconectado con los demás. Otro de los discursos de Vemmer es que “los niños deben aprender que ellos crecen de igual forma en todas partes del mundo. Ellos tienen la misma dignidad, pero no viven bajo las mismas circunstancias “. Eso es imposible cuando al tratar los contenidos interactivos de forma genérica y con un solo punto de vista. Las aplicaciones “Homes“, hecha por la Tinybop y “One Globe Kids“, hecha por la Round by Design, toman elementos de la vida cotidiana – como comer, dormir, huir del tiempo – mostrando las diferencias y similitudes al redor del mundo.

También parece que los usuarios de los medios sociales y los contenidos generados por los usuarios se adaptan perfectamente para el intercambio cultural, siempre y cuando creamos herramientas diseñadas menos para el egocentrismo y más para el Ubuntu – el concepto africano de la interdependencia: “Yo soy porque tú eres”.

Afortunadamente, hay una salida para que todos los creadores de medios de comunicación puedan unirse a este debate, para que puedan contribuir a la innovación en la representación y para ayudar a todos los jóvenes a encontrar su inclusión en las pantallas. “Diversity in Apps” es una organización que está siendo creada por productores, editores, investigadores, educadores y otros profesionales. La diversidad tiene que ver no sólo con lo que aparece en la pantalla, sino también con aquellas personas que están detrás de la pantalla. Así que donde quiera que estés, cuando estés haciendo algo, pregúntate si puedes ayudar a hacer de la “Diversity in Apps” una profunda y verdaderamente representante de su nombre.

21278036065_d205d11b55_k

David Kleeman (EEUU) entregando el premio al Tercer puesto en la categoría Contenidos Cortos: “Camusi Camusi” (Colombia); Yenny Santamaría Santiago, directora e Yack Reyes R., productor. Cerimonia de clausura. comKids – Prix Jeunesse Iberoamericano 2015. Foto: Danila Bustamante / comKids

David Kleeman (EEUU)

Estratega, analista, escritor y conferenciante. Trabaja con la industria de los medios de comunicación para los niños, el desarrollo de prácticas amigables y sostenibles para los niños. Vice presidente de Global Trends for Dubit, una empresa de consultoría e investigación, con sede en Leeds, Inglaterra. Fue presidente del American Center for Children and Media (Centro Americano para la Niñez y Medios de Comunicación) durante 25 años.

Traducción: Paula Tedrus

En la foto de destaque: Totems con tabletas para probar las aplicaciones durante la exhibición y presentación de la categoría Aplicaciones. Festival Comkids – Prix Jeunesse Iberoamericano 2015 Goethe-Institut, 21 de agosto. Crédito para todas las fotos: Danila Bustamante / comKids