Novedades

Por: Giovana Botti (Redactor)

La saga de una pequeña cebra en búsqueda de sus rayas perdidas llevó el gran premio asiático Gold Panda 2013 de animación, llevado a cabo noviembre, en China. Khumba, la fina producción en 3D vencedora del festival, no fue lanzada antes en el tradicional circuito del hemisferio norte y tampoco es de las tradicionales producciones de éxito de la DreamWorks o Pixar. Viene de un estudio de animación independiente de Sudáfrica, el Triggerfish Animation Studios, ubicado en una hacienda histórica en los suburbios de la Ciudad del Cabo.

El Triggerfish comenzó en 1996 y tuvo destaque en la industria de la propaganda local. Se ha vuelto más conocida por cuenta de animaciones hechas para la versión local del programa americano Vila Sésamo y ha apostado en la idea de crear películas con escenarios africanos y temas universales.

Khumba es el segundo largo del estudio. El primer, Aventuras en Zambezia, acompaña a la aventura de Kai, un joven halcón que sale del aislamiento para descubrir las agruras y las maravillas de vivir en comunidad y de los valores del trabajo en equipo. Remite a ubuntu, palabra común a varias lenguas africanas y que resume la filosofía de vida del compartir, de la colectividad harmónica. En las palabras del premio Nobel de la Paz, el obispo surafricano Desmond Tutu, “sólo es posible que seamos seres humano gracias a otros seres humanos”. Ese es el principio de la animación, rellena de espectaculares paisajes africanos.

Khumba trata de las diferencias. Es la historia de una cebra que no tiene el cuerpo todo relleno por rayas y que siente, literalmente en su piel, el conflicto con el prejuicio, la superstición de otros animales y la búsqueda por aceptación.

La trama de las dos películas se desarrolla en el mundo animal africano, pero tiene una mirada hacia el mercado internacional. El doblaje de Zambezia cuenta con voces de grandes nombres del cine americano, como Samuel L.Jackson y Leonard Nimoy, actor de Star Trek. Khumba sigue la misma fórmula. Tiene chistes sudafricanos, comediantes locales en el doblaje, pero también recurre a la voz y a la interpretación de actores de Hollywood, como Liam Neeson y Laurence Fishburne.

Triggerfish tiene, aún, dos nuevas películas en fase de captación de financiación. “Here be Monsters” cuenta la historia de un niño y un monstruo marino y será la primera experiencia del estudio con animación de personajes humanos. El otro largo, hasta hoy llamado “Seal Team”, mostrará la vida de un grupo de focas de la Ciudad del Cabo en el enfrentamiento con sus enemigos naturales, los grandes tiburones blancos de Sudáfrica.

Mientras tanto, Khumba, la película del momento de la Triggerfish, tiene previsto su estreno mundial para 2014 y ya viene recibiendo muchas críticas positivas. Además del Grand Prix del Gold Panda de animación, realizado de 16 a 18 de noviembre en Sichuan, en China, se ganó el premio de mejor animación de largometraje internacional en el mismo festival.

El director Anthony Silverston conmemoró los logros al publicar un mensaje en la página web del estudio. “En Triggerfish, tenemos el objetivo de hacer películas globales con historias universales, pero también queremos darle al mundo una voz diferente. Nuestro estudio se encuentra en la Ciudad del Cabo, Sudáfrica, país que aún no es reconocido por el arte de la animación, pero esperamos cambiar eso”, escribe Silverston.

Esa voz diferente a la que Silverston se refiere es la identidad de Triggerfish y se ha vuelto un diferencial de mercado. En entrevista concedida a la revista Forbes, el CEO de la empresa, Stuart Forrest, ha hablado acerca de los desafíos de mantener un estudio de animación con pretensiones internacionales. “Seguramente sería más fácil tener reuniones con colaboradores influyentes si estuviéramos en California. Sin embargo, si nuestra sede fuera en California, no seríamos quienes somos”, resumió Stuart en aquel momento. Es el ubuntu de Triggerfish.

Para ver a los resultados de otras categorías del Gold Panda 2013, pincha aquí.