Novedades

Por: comKids (Redactor)

entrevista hecha por: Liana Milanez
Escribir para niños es escribir con silencios
… espacios, huecos…
Es escribir hasta con el dedo gordo del pie,
sin escribir demasiado.
Es leer con ojos de lince,
Es girar igual a un trompo.
Es existir ahora.
Decir SÍ,
Al revés de no.

La cultura de la infancia es lo que nos hace soñar y también lo que ayuda al niño a crecer saludable, en todos los sentidos, reflexiona Karen Acioly, dramaturga, directora teatral, actriz y escritora. Karen tiene en su currículo creaciones como el FIL – Festival Intercâmbio de Linguagens (www.fil.art.br), y el Centro de Referência Cultura Infância (CRCI) (www.conexaoinfancia.com.br), que llega a sus 10 años con el reconocimiento de sus colegas y, principalmente, de su público, los niños.
Autora del poema que abre este texto, Karen Acioly cuenta la receta para dedicarse en tantas creaciones-emprendedoras:
– La receta es respirar hondo y seguir adelante. Considerando los desafíos como desafíos y no como obstáculos. Cruzar mundos y establecer puntos de contacto entre ellos me da ganas de vivir, me cautiva la curiosidad. Y me gusta verla provocada en los otros también.
Karen Acioly es mucho más. Su currículo reúne aún más de dos decenas de espectáculos infanto-juveniles escritos y dirigidos por ella, y otros diez como directora. Entre los premios conquistados están: Sharp, Mambembe, Coca-Cola, Zilka Salaberry y Maria Clara Machado. Como escritora, recibió, en 2008, el Premio de Mejor Libro de Teatro por la Fundação Nacional do Livro Infantil e Juvenil (FNLIJ), por “Tuhu, o menino Villa-Lobos”.
En esta entrevista para el Portal comKids, Karen habla sobre sus realizaciones, describe como ha logrado, después de “laaaaaargo” reto, abrir un espacio dedicado a las producciones infantiles. “Generalmente, cuando hablábamos de niños, nos ofrecían lugares inhabitables, feos, abandonados”, se acuerda al referirse a la suerte de encontrar un lugar: los niños son iluminados y, en un momento de mucha suerte, propusimos el Teatro do Jockey, en una área noble de la cuidad”. Y allá se van 10 años de realizaciones en el mismo local. En tono de agradecimiento, cita a los compañeros que creyeron en sus proyectos.
comKids: ¿Cómo surgió la idea de creación del Centro de Referência Cultura Infância (CRCI)?
Karen: Me di cuenta de que no había en nuestra ciudad, una ciudad tan bonita y también importante como el Rio de Janeiro, nada, ningún espacio público, que diera lugar a la cultura da infancia. Y empecé a buscar “quién” podría abrigar esa idea, y qué sitio seria ese, en dónde pudiéramos comenzar a crear algo en la línea del tiempo. Algo que contuviera no un evento, sino que un programa volcado hacia varias directrices fundamentales, como la construcción de la memoria histórica y que también estimulara la investigación, la investigación de lenguajes y el goce de los bienes culturales. Fue una laaaarga batalla, sin embargo, lo sabes, los niños son iluminados y, en un momento de mucha suerte, propusimos el teatro del Jockey, que está en el Jockey Club, una área noble de la ciudad. (Generalmente cuando hablábamos de niños, nos ofrecían lugares inhabitables, feos, abandonados).
El Teatro tenía, en la época (2003) muy poco público y se usaba para albergar a algunas iniciativas del teatro contemporáneo, pero no había audiencia entonces. Así, le sugerimos al Miguel Falabella (gestor de los teatros municipales en la época) y también al Ricardo Macieira (secretario Municipal de la Cultura, en la misma época), que nos dejaran experimentar esa idea allá. (Queríamos un sitio que pudiera atender a los niños, pero un lugar hermoso…acogedor). Ellos lo aceptaron. Y en el 30 de marzo de 2003, allá estábamos nosotros: en un hangar, en una de las áreas más nobles de la ciudad y, por encima, con lindos caballos corriendo. Los niños se acordarán de ese lugar mágico que tenía caballitos…
comKids: ¿Te has inspirado en algún proyecto de fuera para crear el CRCI? ¿Hay algún similar en otros países? ¿Dónde? ¿Cuál es la relación del CRCI con esas iniciativas?
Karen: Cuando comenzamos esa idea, todavía no conocíamos el mundo de los otros mundos. (Éramos una “zanahoria” metida en la tierra de Brasil). Habíamos viajado sólo por Brasil y sentíamos la única necesidad de detenernos a mirar hacia el propio ombligo y de nos relacionar con las otras ciudades brasileñas. Fue así que comenzamos: en un desierto. Después de eso, propuse al Ministerio de la Cultura mapear el Brasil en ese sentido, pero nadie lo dio importancia. A partir de entonces, en el 2005, hice esa misma propuesta, para Francia, con la ayuda del Consulado de Francia, en Rio, especialmente bendecida por Bertrand Rigot Muller y Marie Depalle, grandes colaboradores hasta los días de hoy.
Llegando allá, me quedé en shock: mil festivales, estructuras, maisons dedicados especialmente a niños…lloraba todo el tiempo allá. Dejé de llorar y resolví que estábamos al comienzo y que eso era bueno.
Fue como desvelar mil mundos, sendo que el mundo que lo unía todo era el mundo dedicado a los niños. Y entonces, abriendo esas grietas y entrando dentro de ellas, creamos el FIL- Festival Internacional Intercâmbio de linguagens, para hacer ese cruce de mundos.

FIL 2012 – Lectura de los textos de la quebequesa Suzanne Lebeau
comKids: Eres dramaturga, directora teatral, escritora y organiza un proyecto, el FIL, que busca integrar a los varios lenguajes artísticos. ¿Cuál es la receta? ¿Qué te mueve hacia eso?
Karen: La receta es respirar hondo y seguir adelante. Considerando los desafíos como desafíos y no como impedimentos. Cruzar mundos y hacer contacto entre ellos me da ganas de vivir, me aviva la curiosidad, que me gusta ver provocada en los otros también. Eso emociona, nos vuelve más vivos, muy vivos y bien dispuestos.
comKids: ¿Qué defines como cultura de la infancia?
Karen: La cultura de la infancia es lo que nos hace soñar y es también lo que ayuda el niño a crecer saludable en todos los sentidos. Es también la cultura de las múltiples posibilidades, contenidos profundizados, dedicados especialmente a la comprensión de que el niño necesita encontrar su lugar en el mundo y de que tenemos la misión de ayudarlo a crecer, esa difícil tarea, en el mundo injusto de los adultos. Esa cultura se transmite de niño a niño, de adulto a niño, de niño a adulto y, véanlo, de adulto a adulto… la cultura de la infancia es tradición, es contemporaneidad, es delicadeza y es multiplicidad de lenguajes.
comKids: El Centro de Referência Cultura Infância está completando 10 años de actividades, ¿Cuáles son las principales dificultades enfrentadas a lo largo de este período? ¿Y los logros?
Karen: Las mayores dificultades: convencer a los diversos gobiernos de la importancia del “lugar” del niño en nuestra cultura. Hacer con que existan esos “puntos” en todos los presupuestos gubernamentales; sea del Estado, del Municipio o Gobierno Federal; programas transversales de los ministerios, secretarias y que se piense a corto, a medio y a largo plazo… independiente de los cambios de poder. Tenemos que priorizar al niño en nuestra cultura. Respetarlo. Entender que cuando hablamos del niño brasileño, estamos teniendo en cuenta mil y uno tipos de niños: los niños ribereños, indígenas, urbanos. Hablamos de identidad, ciudadanía y seguridad de un mundo más posible. Pero hay que convencerlos con respecto a eso ya. ¡Es urgente! Vamos a recolectar lo que plantamos.
No siento (aún) que conquistamos definitivamente los órganos gubernamentales. Aún pasamos por tantos altibajos… En ese momento, en 2013, somos respetados aquí en la ciudad, por los diez años de conquistas junto al público. Tal vez esa sea la principal conquista; el público, los niños que crecieron viendo encantamientos aquí en este espacio (Centro de Referência Cultura Infância/Teatro Municipal do Jockey). ¡Dar continuidad es también una gran y presente conquista diaria!
comKids: ¿El momento hoy en Brasil está propicio para proyectos dirigidos al público infanto-juvenil?
Karen: Sí, está. Existen convocatorias nuevas, nuevas posibilidades de producciones y realizaciones. Pero está propicio también a los oportunistas…tan pronto sale una convocatoria nueva, surgen personas sin ninguna noción sobre el contacto con la cultura de la infancia, intentando hacerse pasar por un experto en el asunto. Ese es un tema que exige mucho más que una inscripción en una selección para conocerse. ¡Ojo!

FIL 2011 – Um amigo diferente?, Brasil – Cia Os Inclusos e os Sisos Foto Ilana Bessle
comKids: Mirando hacia el pasado, y comparando con el presente, ¿cómo ves este momento para aquellos que se dedican a tocar un proyecto como el Centro de Referência Cultura Infância? ¿Ya tuviste días mejores?
Karen: Mirando hacia el pasado, sentimos que ese es el mejor momento. Somos comprendidos por el gobierno municipal, ganamos una década de probaciones y ¡ganamos conocimiento profundizado para seguir adelante y avante! Tenemos una historia, probada y siempre a comprobar. Pero, tenemos una historia.
comKids: ¿Qué falta en Brasil hoy, pensando en ese universo de público?
Karen: Hummm… es más fácil mapear lo que tenemos. Tenemos cosas lindas: iniciativas maravillosas en todo el país; Muestra comKids en Sao Paulo, Casa de Ensaio, en Mato Grosso, festivales esparcidos de varios lenguajes diferentes, personas muy serias dedicadas a esa causa… nos falta muuuuuucho, casi todo, pero estamos construyéndolo, todos los días.
comKids: Con relación al niño, ¿cómo lo ves en el contexto actual? ¿Nuestra sociedad sabe lidiar con el niño en ese momento en el que las tecnologías llegan a ese público en una velocidad impresionante?
Karen: Nuestra sociedad parece muy poco nuestra, poco se sabe, ¿cómo saber responder a las necesidades de esos niños? Es el punto de empezar a nos conocer, para poder “presentar” el mundo del modo más posible a los niños. Hay que apropiarse de los contenidos digitales, ganar en esos contenidos que dicen más de Brasil, más del niño brasileño. Menos jueguitos de lucha imbéciles… poner el niño en el lugar de protagonista de esa cultura. ¿Sabremos lidiar con eso? ¿Lograremos entender que aprendemos con ellos, los niños? ¿Quiénes dominan hoy la tecnología del día-a-día? Tenemos que darnos cuenta de que sabemos muy poco y que lo mejor mismo es aprender con los niños sobre el mundo y el buen uso de la tecnología. (risa)
comKids: Escribes y diriges piezas infantiles premiadas, muchas de ellas fueron transformadas en libro. ¿Puedes hablarnos un poco sobre eso?
Karen: Mi mundo es más el de las imágenes que el de la escrita, sin embargo, me encanta poner las imágenes, las sensaciones y emociones en forma de escrita. Escribo imágenes, en verdad. Entonces, lo que escribo está cerca de la literatura, pero flirtea con el cine y con el contacto presencial, que está en el teatro. Es ok caminar de un mundo al otro, aunque estén mezclados dentro de mí. Casi nunca sé cuando van a transformarse en libro, serie para TV , teatro o película. Son tan independientes de mí… (risa)

fil 2011 - 20 minutos sobre o mar, Espanha Foto_Ilana Bessler.
comKids:¿Cuáles son las temáticas que abordas en la literatura, al escribir para los niños?
Karen: Ah… eso depende mucho. Varía de acuerdo con lo que cambio yo. Soy muy desvariada (risa) . Hoy estoy escribiendo “Histórias de Naná”, pero 90% del texto son las indicaciones de lo que se pasa en la escena. Apenas hay palabras. Sin embargo, lo que estará en escena es la dramaturgia de los niños. Siempre los consulto. Experimento mis textos con ellos y reescribo, reescribo, hasta que no haya exceso. Los niños son mis maestros.
comKids:¿Qué es un buen producto cultural niños, ¿cómo lo defines?
Karen: Producto cultural: lo que hace bien, en todos los sentidos. Que sea un producto cultural, porque ha ganado mérito, excelencia, calidad, profundización y no porque es un producto de venta fácil. No es una matemática imposible. La Muestra comKids prueba eso, el FIL también…y así por adelante…
comKids: En una entrevista dijiste que en esos 10 años los niños que acompañaron ese proceso crecieron. Has afirmado que la cuestión no es sólo formar y sensibilizar nuevos públicos. Es, además, acompañar al público que ya has formado. ¿Cómo haces ese acompañamiento?
Karen: Más allá que formar público, hicimos buenos amigos, interesantes, comprometidos con lo que hay de bueno, son conectados. La gente vuelve al teatro, nos habla por facebook, va a los conciertos, piezas, talleres, laboratorios, volcados a los jóvenes… siempre nos cuentan cosas buenas que asistieron y hacen siempre elaboraciones de contenido crítico y también comparativo… han refinado sus percepciones y cultivan amistades. ¡Tenemos suerte!
Sobre el FIL:
19 al 29 de septiembre de 2013, en Rio de Janeiro
Más información en:
http://www.fil.art.br/