Columnista

Regla Bonora Soto

Por: Regla Bonora Soto

Cuando se trata del mundo animal, los niños sienten una gran predilección. Descubrir sus formas, colores y costumbres es como la promesa cumplida de una aventura espectacular. Muchos van a los parques zoológicos, otros buscan en los libros o en internet y se encuentran con las maravillas que los apasionan.

Pero, los niños cubanos, en medio de diferentes posibilidades de acceso a la información, encuentran mejores posibilidades de contacto con tales contenidos y una mayor motivación por los medios audiovisuales y, en especial, por la televisión, de la que más del 95 por ciento de la población infantil puede disfrutar irrestrictamente.

Sin embargo, la oferta de programación habitual llena sus horarios fundamentalmente de dibujos animados y series dramatizadas extranjeras. A la misma vez que los programas de naturaleza a su alcance son realmente escasos, predominan aquellos que transitan en horarios y con formatos para otras edades, tanto cuando son extranjeros o cuando son de factura nacional que abordan la fauna autóctona.

En este contexto, a mediados de 2013 nació ¡CurioZoos! un espacio que va más allá de ser un programa para la televisión.

¡CurioZoos! nació de entrevistas con los niños y niñas del segundo ciclo de la enseñanza primaria, de las cuales se multiplicaron las preguntas sobre el tema de la fauna en general y sobre los animales de su preferencia, sus morfologías, sus hábitats, sus hábitos diurnos o nocturnos y sus rarezas. En cada entrevista se evidenció su avidez por estos temas, a lo que se sumó su deseo de ver y escuchar a otros niños hablando de ellos, respondiendo sus preguntas con respuestas elaboradas por esos otros niños.

Adriano dice como se toma el alacrán

Luego de la fase de selección, se escogieron 22 niños y niñas de entre 10 y 12 años, los cuales resultan ser pequeños investigadores que respondieron al criterio –fundamentalmente– de poseer un profundo conocimiento sobre la fauna cubana y el deseo de estimular el respeto por ella y el ánimo de impulsar su conocimiento, su protección y conservación.

En el programa, ellos y ellas están divididos en pequeños grupos que se encuentran cada vez con un amigo adulto –un especie de científico o fanático de la fauna en general– con el que comparten, analizan y responden las preguntas hechas por sus coetáneos y figuran como “especialistas” en reptiles, en mamíferos, en arácnidos, peces, anfibios y aves y comentan con gracia y espontaneidad acerca de especies como el manjuarí, el cocodrilo cubano, la cotorra, el almiquí, el tocororo, el majá de Santa María, y las versiones cubanas del escorpión, el manatí, el sapo. En sus interacciones también agregan curiosidades, deconstruyen estereotipos, e intentan desmitificar conceptos de arraigados mitos y leyendas populares que ponen en peligro la sobrevivencia de las especies e invitan a sus compañeritos televidentes a que investiguen en sus localidades acerca de la existencia de tales especies, sus particularidades y otros muchos elementos que pueden despertar o saciar la curiosidad de tantos otros o estimular la toma de medidas a favor de su cuidado.

Ramsés explica sobre el majá de Santa María
Ramsés explica sobre el majá de Santa María

¡CurioZoos! solo esta comenzado y ya es una promesa de oportunidad de intercambio para la reflexión y el cambio de conductas a favor del medio ambiente, como un espacio que ofrece a los niños el derecho a actuar y a participar y a expresarse sobre lo que les preocupa.

Compartilhe:

   
Regla Bonora Soto
Regla Bonora Soto

(Português) Asesora, realizadora y coordinadora de proyectos en el Grupo de Programas para Niños y Jóvenes de la Televisión Cubana - Instituto Cubano de Radio y Televisión