Novedades

Por: comKids (Redactor)

Primer largometraje en stop-motion brasileño, la animación Minhocas (“Lombrices”, trad. libre) estrena en las salas de cine nacional el 20 de diciembre. Producido por la Animaking en coproducción con la Globo Filmes, Glaz Cinema y Fox Film Brasil (que es responsable además por la distribución), la película cuenta la historia de Júnior, una lombriz que vive la crisis de la preadolescencia y, al intentar mostrarse a sus colegas, es aprisionada por una excavadora y llevada a un sitio en dónde las lombrices son controladas por un armadillo que quiere dominar el mundo.

Inspirada en el corto Minhocas, también producido por la Animaking en 2006, la producción es resultado de un proyecto que llevó seis años para concluirse, con um presupuesto total de aproximadamente R$ 10 millones.

De acuerdo con Paolo Conti, productor y director de la animación, la elección por el stop-motion surgió tras la ambición de Animaking de producir un largometraje de animación que fuera capaz de competir con atracciones internacionales y con presupuesto adecuado a los patrones brasileños. “Queremos que las personas vayan al cine a ver la peli sin darse cuenta de que es un producto nacional. Teníamos la ambición de producir una película que compitiera de igual a producciones internacionales que cuentan con hasta veinte veces más recursos que la nuestra. Y, para ello, el stop-motion era la mejor opción, pues depende en especial del trabajo del artista”, dice.

Además, explica que la técnica ha posibilitado trabajar en un proyecto de larga duración sin que la tecnología se volviera arcaica en el momento del estreno. “Considerando el soporte y el recurso que teníamos, la computación gráfica no era la mejor opción. Con el stop-motion, la imagen está siempre de acuerdo con la tecnología de la cámara usada, de modo que logramos una calidad superior al 4K”.


Recursos y producción

Después de definir el formato y el guión para el largometraje, y contando con el case premiado del cortometraje Minhocas, la Mediaking se acercó a otros colaboradores.  La productora Glaz, primera a entrar en el proyecto, participó principalmente de la preproducción, actuando en la recolección de fondos y perfeccionamiento del guión. “Trajeron guionistas con experiencia internacional para volver el proyecto aún más adaptado al mercado y produjeron también una versión en inglés del guión”, explica Conti. Globo Filmes y Fox ingresaron en el proyecto apoyando la película en la divulgación, estreno y distribución.

La preproducción de Minhocas comenzó en mayo de 2007, y llevó un año para ser concluída. El objetivo del equipo con el extenso proceso fue reducir el tiempo y los recursos gastados con las grabaciones. “Trabajamos en el guión al mismo tiempo en que definíamos la tecnología que íbamos a usar, para crear una buena historia sin tener que gastar mucho. Además, cada minuto de animación exigió muchos recursos y tiempo para ser producido. Con el afán de aprovechar al máximo las grabaciones, hicimos cambios en el guión y en el storyboard varias veces”, explica Paulo Bocatto, productor ejecutivo de la Glaz.

Antes de comenzar a filmar la película, el equipo aún llevó un año produciendo escenarios, muñecos y la infraestructura necesaria para la animación. Trabajar con tecnología inédita en el país presentó una serie de desafíos técnicos para el equipo de producción. “Para garantizar escenas más fluidas, desarrollamos tecnología de motion control propia que sofisticó mucho el trabajo, con máquinas para controlar el movimiento de cámaras y auxiliar al movimiento de los personajes”, dice Conti.

Ya el proceso del rodaje llevó dos años y medio para ser concluído, con un equipo de aproximadamente ochenta personas trabajando en diez estudios. De acuerdo con las productoras, durante el año de 2009 ha habido un período en el que el ritmo de las grabaciones se redujo debido a problemas para recibir los recursos.

El presupuesto contó con R$ 1,6 millones del Fundo Setorial do Audiovisual y auspicio de las empresas Porto Seguro, Goodyear, Petrobras, C&A, Montcalm, Cinemark, MCM por medio de líneas de incentivo. La película contó, aún, con el apoyo de la Secretaría Municipal de Cultura de São Paulo, de la Secretaría de Estado de Cultura de São Paulo por medio del PROAC y de la Agência Nacional de Cinema (Ancine).

De momento, la película tiene distribución garantizada solamente en las salas de cine brasileñas. Sin embargo, la expectativa es que llegue a ámbito internacional. La producción ya tiene versiones en português e inglés, y la sincronización del habla de los personajes ha enfocado la lengua internacional.

Por Leandro Sanfelice, Fuente: Tela Viva.