Columnista

Vanessa Fort

Por: Vanessa Fort

o menino e o mundo_openning

Con una interesante mezcla de conceptos de arte y una profundización narrativa que se apropia de la infancia y de la mirada infantil, el largometraje  de animación “O menino e o mundo” (“El niño y el mundo”, trad. libre) de Alê Abreu (Garoto Cósmico, Espantalho) viene encantando audiencias por los sitios donde pasa. Con lindas interpretaciones de referencias de las artes visuales, del cine y de diversos otros lenguajes, encuentra un espacio singular en la experiencia del cine infantil y para niños de toda edad.

Con la partida de su padre, el chico comienza una jornada en su búsqueda. De intensa delicadeza, los descubrimientos  del mundo se filtran por medio de la interpretación infantil, en naves-bichos y en piscinas de algodón. Cuestiones filosóficas, sociales y culturales se pincelan con la ligereza de los ojos infantiles. En caminos fantásticos, también parte hacia su jornada de crecimiento, llevando consigo una permanente esperanza.

La producción ya ganó varios premios, entre ellos el de largometraje de animación del importante Festival Internacional de Animación de Ottawa, con mención de honor del jurado, y de mejor película brasileña en el Premio de la Juventud de la 37ª Muestra Internacional de Cine de Sao Paulo.

Con estreno previsto para enero, la animación tiene la distribución internacional de la Espaço Filmes para Cinema, y de la Elo Company para televisiones brasileñas e internacionales. La película se produjo en 4 años, contando con el patrocinio de la Petrobrás, del BNDES y de la Sabesp por medio del FSA y con el soporte de la Secretaria de Estado de la Cultura, Cinema Paulista y ProAC. El plan de divulgación cuenta con varias estrategias, entre ellas el estreno del clip de música “Aos olhos de uma criança” (“A los ojos de un niño” trad. libre), de Emicida.

Tuve el placer de asistir a la primera sesión de la película en SP, en la Muestra Internacional de Cine y, después, comunicarme por email con Alê. Les envié todas mis curiosidades de productora. Abajo, comparto el diálogo sin cortes con ustedes.

comKids: La película es honda, tiene muchas capas y elementos de narrativa, además de la experiencia estética que proporciona. Cuéntanos un poco sobre sus referencias, compartiendo sus inspiraciones.

Alê: Durante los cuatro años de producción tuvimos algunas fases diferentes, con referencias a veces bastante distintas. La película nació a partir del universo musical en el que yo estaba investigando para el Canto Latino (una película que no salió de la etapa de guión, pero que se convirtió en “O menino e o mundo”): Sílvio Rodríguez, Víctor Jara y Violeta Parra (que también fue referencia visual, una vez que también era pintora). Aún en el campo de la música, el álbum Ágaetis Byrjur del grupo islandés Sigur Rós.

Alê: Pienso que la película salió de dentro de ese álbun. No entiendo islandés, pero escuchaba las canciones y apuntaba sensaciones que se transformaban en pasajes de la historia. Después vinieron las referencias musicales más directas para la construcción de la película: Naná Vasconcelos, Barbatuques… no fue el acaso que me hizo invitarlos después a participar de la banda sonora. Como referencias visuales podría mencionar a los abstractos Klee, Miró, Tápies y también a los brasileños que han sido influenciados por ellos: Burle Marx, Volpi. En cuanto a las referencias del cine, mencionaría Tarkovsky (su modo de entender el hacer cine) y, en el campo de la animación, Myazaki. Por cierto se me olvida un montón de gente y me acordaré de otras no tan evidentes a partir del momento que me aleje de la película.

comKids: ¿Cómo ha sido la producción del guión y la composición de la narrativa? Cuéntanos un poco sobre ese proceso y sobre el modo como se mezcla la composición de los conceptos con la música, la opción por el lenguaje universal (sin palabras) y la invención de la lengua etc.

Alê: A menudo tengo la sensación de que son las películas que nos encuentran y no el opuesto. El 2006, una convocatoria del PAC nos condujo hacia el trabajo con el desarrollo del proyecto de Canto Latino, un documental en animación abordando diversos períodos de la conturbada historia del continente bajo la óptica de las músicas de protesta de los años 70. El proyecto, comenzado en el período final de la producción de Garoto Cósmico me sonaba como su continuación natural y me llevó a una investigación apasionada sobre el tema. Además de los libros y de las músicas, mochila en las espaldas y muchos cuadernos de apuntes. El 2007 terminamos el proyecto, pero jamás he vuelto a pensar sobre la película. En verdad, y reafirmando la idea de que el documental tiende a la ficción y viceversa, Canto Latino ya se había transformado.

El chico saltó en los cuadernos

Alê: Lo que desencadenó esa metamorfosis fue el surgimiento, en mis cuadernos de borradores, entre apuntes y pensamientos de Canto Latino, la figura de un niño, que de pronto llamé de Cuca. El dibujo se destacaba de los demás por la simplificación extrema de trazos, y me llamó la atención. Más que el propio personaje, el deseo de aquella idea de dibujo, gestual y muy simple, fue creciendo y sobreponiéndose al proyecto de Canto Latino. Así, Cuca ganaba un contexto, una situación ya bien construida como segundo plano, su patio. Quedaba encontrar en aquel universo su historia.

Composición de la narrativa

Alê: He escrito un primer argumento muy libremente, cosiendo ideas sueltas: Cuca llevado por el viento, el encuentro del niño con un señor mayor, la partida del padre, misterio en una fábrica abandonada, etc. Pero siempre incorporadas al segundo plano, que era la situación presentada en Canto Latino, y buscando encontrar allí una línea que los uniera en una historia. En cuanto al guión, no hubo mucho en esa etapa, por lo menos del modo que solemos pensarla. Teniendo el argumento en manos fui construyendo la película directamente en la isla de edición, ya en forma de audiovisual, creando un nuevo animatic. Proceso que llevó poco más de un año de trabajo. Hacía apuntes, probaba dibujos en un cuaderno de borradores y después transformaba esas ideas en pequeños trechos de historia, que se incorporaban al bloque de la película. Al mismo tiempo experimentaba sonidos y trechos de músicas como referencia y ya jugaba con el propio montaje. Pienso que, tal vez por esa razón, la película se haya hecho prácticamente sin diálogos.

En el decorrer de la producción hemos ido descubriendo mucho más de la película que estábamos construyendo, en los dibujos y mezclas de técnicas de los escenarios, en el ritmo de un personaje, en los movimientos de cámara. Su lenguaje se impone y nos pone en movimiento. Mi tarea como director es mantenerme atento a las voces de la película e, inmerso en esta fabulación, ser guiado por ellas.

comKids: Has trabajado con un equipo muy bueno. Cuéntanos un poco como ha sido el proceso de composición del equipo y de todas las colaboraciones.

Alê: La composición del equipo de arte y animación ha sido un proceso bastante orgánico. He comenzado la construcción de la narrativa con la ayuda de Priscilla Kellen, asistente de dirección y coordinadora de arte de la película. A partir del animatic, aún en la etapa de preproducción, desarrollamos un “plan artístico”, en el que pensamos escenarios y personajes secundarios y así hemos ido descubriendo el visual de la película; mucha textura, lápiz, tiza, tintura, collages. Midori Sato, que había sido asistente de animación en Garoto Cósmico, se unió a Priscilla en la asistencia de dirección en este proceso, y luego percibimos que necesitaríamos profesionales con el dominio de variadas técnicas artísticas. Se hizo una selección de ilustradores iniciantes y estudiantes de artes, diseño y animación. A lo largo de eses cuatro años han colaborado con la película algo así como cerca de 30 diseñadores. En cuanto al equipo de músicos, uno llamó al otro. Ya tenia una colaboración muy feliz con los directores musicales Gustavo Kurlat y Ruben Feffer desde Garoto Cósmico, entonces les presenté el animatic y mis ideas para la música y el sonido, que en esa película es prácticamente un personaje. El GEM (Grupo Experimental de Música) ha entrado en el equipo para crear elementos sonoros no literales, a partir de las sensaciones del chico. La participación de Naná Vasconcelos ha sido siempre pensada como una de las “voces” del personaje. Por fin, Emicida, que compuso un rap tras haber asistido al primer corte de la película.

comKids: de su trayectoria como artista, de colaborador de diversos proyectos, creador y director, de la televisión a procesos más artísticos del cine, ¿Cómo ves a tu jornada?

Alê: Siempre hice muchas cosas distintas al mismo tiempo: pintura, dibujo, ilustración, animación, cine. Y siempre ha sido algo difícil para mí, pues sentía que cada uno señalaba un camino diferente. Con el tiempo, y no con poco sudor, pintura, dibujo, cine e ilustración se fueron mezclando, equilibrando. Veo eso principalmente en el resultado de O Menino e o Mundo. Veo que esa tendencia viene siendo mi camino y pienso que hay aún un vasto campo a caminar hacia adelante.

O menino e o mundo
Dirección, Guión y montaje: Alê Abreu
Producción: Filmes de papel
Página web: www.omeninoeomundo.blogspot.com.br
Clasificación libre

Compartilhe:

   
Vanessa Fort
Vanessa Fort

(Português) Roteirista e produtora