Novedades

Por: comKids (Redactor)

por Heloisa Prieto
especial para comKids

¿Qué significa “punto de giro”?

En la jerga cinematográfica, es el momento en que se introduce una nueva información narrativa con el objetivo de modificar al rumbo de los acontecimientos.

¿Qué es un gancho?

La técnica de interrumpir la narrativa en el punto máximo de suspenso.

Esas estrategias que siguen siendo adoptadas en los manuales de guión, en realidad, fueron desarrolladas por escritores de folletines, en el siglo diecinueve, cuando los periódicos impresos comenzaron a publicar historias en secuencia como forma de ampliar las ventas.

Alexandre Dumas, quizás el mayor maestro del género, a su vez, se basó en la estructura narrativa de las Mil y Una Noches, el clásico de la literatura árabe. Sherezade, la contadora de historias, debe mantener vivo el interés del sultán que amenaza su vida. Recurriendo a las secuencias narrativas que se entrelazan, al gancho y a otros recursos estilísticos, ella seduce al oyente monarca.

Los periódicos y las publicaciones periódicas (folletines) generan largas historias que siguen siendo adaptadas para el cine. La obra de Alexandre Dumas, entre otros, ya cuenta con más de 200 adaptaciones. A cada médio de comunicación creado, surgen nuevas maneras de narrar.

Quizás Disney haya sido el primero en desarrollar una estrategia de estreno de sus obras que se puede definir como “combo literario”: Asista la película, lea la comiquita, compre el libro y los juguetes. Optando principalmente por los cuentos de hadas, sus primeros logros han generado una cultura infantil que muchos de nosotros guardamos en la memoria.

Observando los stands de la feria de Frankfurt, especialmente aquellos que alojan a los países de habla inglesa, me di cuenta de que la tendencia a traducir una misma familia narrativa en diversos soportes, parece más fuerte que nunca.

¿Quién será el nuevo “Harry Potter”?

La búsqueda por la historia “mina de oro”, cuya estructura puede adaptarse a toda una red de aplicativos, libros, películas, juguetes, es incesante.

Por el contrario, en los stands de lengua alemana, pude ver las publicaciones destinadas a la conservación y el cultivo del arte de la narración. Bellas cajas con imágenes para la narración de historias o los juegos creativos para el desarrollo de la literatura oral, se presentaban como una constante, una tendencia simultánea a la tecnología de la literatura, por así decirlo.

Al visitar estandes como el de Turquía o Eslovenia, entre otros, encontré hermosas ediciones de novelas en las que parece haber una fantástica ficción, propia de la cultura de cada país. A veces, el punto de partida era lo real, pero no siempre. Los resúmenes de las historias de alguna manera retratan la sensibilidad específica de sus lugares de origen, mientras que apunta a una tendencia a elevarse a mundos paralelos. Resulta que cada cultura imagina el mundo de sueño de una manera particular.

Al estudiar los movimientos y escuelas literarias, se observa un movimiento pendular, a veces el reto de la narrativa anclado en la realidad, a veces historias que generan otras realidades que no la cotidiana, los universos paralelos, exactamente.

¿Por qué la necesidad de universos paralelos? Habrá una sede de la mitología? Una búsqueda contemporánea por el lenguaje simbólico?

Al observar el éxito de los grandes ganadores de taquilla, nos damos cuenta que los límites entre la categoría infantil y la adulta son cada vez más tenues ¿Cómo queda el adulto frente a un niño con una mayor facilidad en el manejo de las aplicaciones y el lenguaje digital en general?

Estas fueron las cuestiones que vinieron a mi mente durante la feria. Además, la percepción de que realmente es un espacio para la comercialización de la literatura en todos sus soportes actuales. Muchos debates sobre el mercado, estrategias de venta de narrativas, pocas discusiones sobre la infancia contemporánea, en particular.

Al mismo tiempo, la industria del entretenimiento predominando sobre conceptos como la literatura para el desarrollo del ser humano, como la memoria del mundo, la educación de la sensibilidad.

Me acordé de debates en las escuelas de Brasil, donde los mismos padres que juegan videojuegos con sus hijos, se quejaban de la literatura más centrada en el enfoque narrativo interno, en la subjetividad, en lugar de la producción de auto-ayuda infantil, o sea, cuentos de moraleja y superficiales.

En otras palabras, para el adulto, las narrativas para entretener, se encuentren en libros, películas o aplicaciones, parecen inofensivas, por más violentas, voraces y competitivas que sean sus protagonistas. Por otro lado, el libro elegido para el debate en las escuelas tiene la misión de imprimir sentidos que se instalan como marcas irreversibles.

La actitud parece paradójica y de hecho lo es, pero denota, en ambos casos, la falta de percepción de las capas más profundas de la narración, así como la capacidad de emanar sentidos subjetivos que la literatura contiene.

La demanda por ficción fantástica de acción fuerte, a costa de las narrativas de enfoque más interno, poético, así como las historias ancladas en lo real, pura y simplemente, pueden apuntar a un deseo de extender la infancia por parte del adulto. El joven, sin embargo, está interesado en la vida tal como ella es, más allá de los juegos, películas y efectos especiales, de ahí, tal vez, la curiosidad por las biografías, libros de testimonios y diarios, aunque ficticios. ¿Existiría, entonces, un proceso de maduración prematura de los jóvenes de hoy?

Cualquiera que sea el soporte, escrita cinematográfica, teatral, literaria, el escritor siempre es alguien que se pone el reto de crear mundos alternativos. Narrar una historia, abrir un libro, sentarse en el cine o encender la televisión para ver una película, son ritos de paso a los portales. Una magia que prescinde de análisis de mercado, un arte que se practica desde el principio, configurando nuevos pensamientos, percepciones, tocando el oro alquímico: la capacidad de transformación innata a cada uno. Al final, ¿qué son los vampiros y los hombres lobo, sino criaturas en constante cambio? ¿Qué huellas dejan los seres de ficción? ¿Qué problemas solucionan? ¿Cómo descifrarlos? ¿Es posible disfrutar de las nuevas narrativas en un estado de lectura creativa?

Estas son algunas de las cuestiones fundamentales que las narrativas contemporáneas y sus múltiples soportes parecen preguntarnos.

Heloisa Prieto viajó a la Feria de Frankfurt por invitación de la Editora FTD.