Novedades

Por: comKids (Redactor)

Por Eileen Sanabria
Desde Cuba y de La Red Unial

foto del destaque: Especiales Ponyfútbol de Telemedelín – Colombia – Finalista del comKids 2011.

Nuevo Cine Latinoamericano, tres grandes palabras que cuando se unifican como concepto necesitan replanteamientos constantes, análisis profundos y la búsqueda incansable de un camino hacia las nuevas realidades, sin perder nunca la esencia de su creación.

Fueron muchas las corrientes que le dieron vida al Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano: la Educación Popular, la Teología de la Liberación y por supuesto el propio Nuevo Cine Latinoamericano. Corrientes que, desde todos los ámbitos, centraban sus miradas hacia la transformación de una convulsionada realidad en América Latina, donde la producción cinematográfica no quedaba al margen, por el contrario, encuentra desde los últimos años de la década del 70 un fuerte espacio de debate que perseguía un mayor equilibrio en los flujos de la comunicación y la información.

Es el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano un espacio no concebido para académicos y teóricos, sino más bien un punto de encuentro destinado a convertirse en germinador de proyectos encaminados hacia ese nuevo horizonte de posibilidades.

En 1986, muy vinculados con el contexto descrito con anterioridad, surgen los Encuentros del Universo Audiovisual de la Niñez Latinoamericana como un foro de discusión, análisis e intercambio; generando  una necesaria red de proyectos y amigos que traspasa las fronteras de Latinoamérica, para estrechar instituciones y colaboradores de disimiles lugares de continentes lejanos. Como muchos de los más importantes espacios que desde cualquier ámbito se conforman,  surge de manera fortuita, a partir de la posibilidad que dio la confrontación, sobre temas de la infancia y su relación con el audiovisual, de un grupo de personas que fueron convocadas por integrantes del Departamento de Investigaciones del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC).

Producto de ese primer encuentro y sus resultados, se le presenta a la Dirección del Festival la propuesta de realizar, en los marcos del mismo, un espacio fijo relacionado con los problemas de la producción y distribución de materiales audiovisuales destinados al público infantil y juvenil; así como lo relativo a la temática de la Educación para la Comunicación.  De esta manera se convierte en la actividad teórica de más larga y sistemática trayectoria dentro del Festival del Nuevo Cine Latinoamericano y una de las más significativas en el área de nuestra América.

Como consecuencia de estos Encuentros surge, en 1991, la Red El Universo Audiovisual de la Niñez Latinoamericana y Caribeña o Red UNIAL, concebida como una unión de voluntades de diversas personas e instituciones que, sin fines de lucro, intentan desarrollar un proyecto de educación audiovisual que tenga como fundamento el respeto de la creatividad, la libertad y la expresividad del niño, la niña y el joven, y su identificación con valores que les son propios.

La Red UNIAL mantiene vínculos de cooperación con instituciones académicas, centros de investigación, entidades internacionales, organismos estatales o gubernamentales, productoras de cine y televisión, y organizaciones no gubernamentales de Alemania, Argentina, Bélgica, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Cuba, Ecuador, España, Estados Unidos, Italia, México, Malasia, Nicaragua, Noruega, Países Bajos, Panamá, Perú, Reino Unido, Suecia, Sudáfrica, Venezuela, Uruguay, así como con la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), Organización Panamericana de la Salud (OPS), Centro Internacional de Filmes para la Infancia y la Juventud (CIFEJ), Fundación Prix Jeunesse Internacional, Asociación Católica Mundial para la Comunicación SIGNIS, Organización Católica Latinoamericana y Caribeña de Comunicación (OCLACC), el proprio comKids, entre otras.

Los vínculos establecidos, no solo durante los intercambios sino en años de trabajo constante, le han dado a la Red UNIAL un gran cúmulo de proyectos, tanto nacionales como internacionales, desde las diversas perspectivas de la comunicación.  Estos proyectos han encontrado eco en muchas de estas instituciones que, desde disímiles geografías, se unen en busca de potencializar el desarrollo sano y feliz de nuestras niñas, niños y adolescentes.  Entre las propuestas más relevantes está insertar la Educomunicación, en ámbitos formales y no formales; así como brindarle a la investigación un rol protagónico en todos los procesos que van desde lo creativo hasta productivo.

Puede decirse, sin lugar a dudas, que el sello distintivo a la obra de tantos años de UNIAL, ha sido crear un universo, donde pueden formar y sentirse parte experiencias que abordan el audiovisual en la infancia desde múltiples miradas. Un punto en el Caribe cuya misión ha sido enlazar un continente, sobre la base de la comunicación, desde y para los más jóvenes.

En la actualidad, a más de 25 años de sembrada la semilla que dio origen a tan enriquecedora experiencia, seguimos  transitando por muchas de las problemáticas que sirvieron de umbral de las primeras discusiones teóricas;  que aún en nuestros días siguen siendo igual de necesarias, ya que lejos de desaparecer, en muchas ocasiones se han agudizado y sumado otras tantas.

Muchos de los tradicionales quehaceres y saberes están en crisis, como el Planeta. La avalancha de la tecnología ayuda y horada. Seamos conscientes que los monopolios del cine y el audiovisual, manipulan para sí, una versión fragmentada de nuestro planeta y se encargan de falsear y excluir todo lo que esté fuera de los límites de su propia parcela.

Entonces tendríamos que preguntarnos: ¿Qué tan posible es la construcción de experiencias de educación y comunicación que busquen potenciar la apropiación creativa de esos diferentes espacios hipermediales: esa mutante hibridación de medios tradicionales y novísimas tecnologías como parte de un ejercicio de derecho?

Pudieran parecer desalentadoras muchas de las respuestas que encontremos. Pero contamos con la dicha de que en toda nuestra afro-indo-latina patria grande se han originado muchas experiencias, a varios niveles, que buscan la promoción de un nuevo tipo de alfabetización que vaya más allá del simple dominio de las habilidades matemáticas básicas y el conocimiento elemental de los textos escritos, posibilitándoles a nuestros infantes la expresión, “ya sea oralmente, por escrito o impresa, en forma artística o por cualquier otro medio elegido por el niño”, tal como prescribe, en su Artículo 13, la Convención sobre los Derechos del Niño. Fomentar proyectos audiovisuales con el protagonismo real de nuestros niños, niñas y adolescentes, constituye una necesidad, sobre todo en poblaciones afrodescendientes, en las más apartadas comunidades de nuestros pueblos originarios y en las zonas marginales de las urbes de cada uno de nuestros países. Una necesaria acción para los que no tienen nada que perder.

Este último año, nuestra Red UNIAL esta transitando por un momento trascendental desde la irreparable pérdida de su fundador, guía y principal coordinador Pablo Ramos; quien fuera uno de los comunicólogos más trascendentales de Latinoamérica. Continuar su incansable obra de casi 30 años es un gran reto para cada uno de sus colaboradores, y para todos aquellos que aún creen que un mundo mejor es posible para nuestras niñas y niños.

Buscando preservar sus sueños, nos encontramos trabajando en lo que sería su principal propuesta de integración, la creación de una Plataforma Audiovisual Latinoamericana para la Niñez y la Adolescencia, la cual hemos centrado en 4 líneas fundamentales:

  1. Festivales para niños, niñas y adolescentes.
  2. Experiencias de educación para la comunicación en espacios comunitarios y escolares, como parte de un proceso de participación activa de comunicación de nuestros niños, niñas y adolescentes.
  3. Producción audiovisual para niñas, niños y adolescentes en América Latina y el Caribe.
  4. La investigación y docencia de la Educación para la Comunicación como una alternativa de visualización de sus potencialidades.

¿Por qué una plataforma?  ¿Qué tipo de propuesta estamos imaginando? ¿Qué nuevos elementos pudiera aportarnos? ¿Qué beneficios tendría formar parte de algo así? ¿Cómo sería posible dejar de soñar y hacer esto posible?

La plataforma busca la creación de redes, la concepción de proyectos comunes, la propuesta colectiva, siempre más enriquecedora que la individual, y fundamentalmente, la posibilidad de aprender a soñar juntos y a luchar porque esos sueños se hagan realidad.

A partir de estas reflexiones, convocamos a todos aquellos que, desde diversas disciplinas, desarrollan proyectos enmarcados en el Universo Audiovisual de la Niñez Latinoamericana y Caribeña a partir de sus múltiples posibilidades, a crear puentes que nos fortalezcan en nuestro objetivos comunes.