Novedades

Por: comKids (Redactor)

Por Vanessa Fort y Daniel Leite

Flexible: que puede doblarse fácilmente sin partirse. / que no es rígido. / que no se sujeta a normas estrictas.

Ese es el concepto por detrás de la iniciativa argentina Flexible Lab, que mezcla el arte y la tecnología para la formación de los niños. La idea es transitar por la pluralidad de sentidos y por la capacidad de transformación, creando espacios de creatividad en un laboratorio multimedios que articula arte, tecnología, educación y procesos diversos. El concepto “flexible” del nucleo une lo experimental y lo lúdico, trayendo a los niños la posibilidad de manipular creaciones tecnológicas y construir sus propias narraciones y animaciones. Bajo la coordinación de Micaela Puig (directora de arte y creativa) y de Gerardo Della Vecchia (licenciado en artes electrónicas), las actividades funcionan en régimen complementar a las actividades escolares, aunque algunos de los niños y niñas prefieran el Lab a las escuelas.

fotos: registro Flexible

Hable un poco sobre la construcción del concepto de las actividades del Flexible Project, de su experiencia y las inspiraciones para el trabajo con los niños y adolescentes.

Flexible se presenta como un espacio en constante cambio. Nada de lo que ocurre allí tiene la misma forma conforme pasa el tiempo. Desde esa sustancia es que evoca a la dinámica de trabajo de laboratorio, tanto por el desarrollo de contenidos generados por el equipo de coordinadores, como por el grupo de concurrentes que al adoptar las propuestas desde sus miradas personales promueven que los resultados sean disímiles, particulares y muy diferentes entre sí.
El diseño de contenidos que se generan para el laboratorio anual parte de la idea de construir “objetos de investigación” lo más interdisciplinarios posibles, a modo de que el grupo que lo reciba parta de un elemento en común que es el proyecto o módulo a trabajar, y a su vez cada chico los pueda adoptar a su subjetividad, gusto e interés personal.
La inspiración para el diseño de los contenidos parte de la necesidad de ofrecer un trabajo que vincule a los chicos a las diversas disciplinas artísticas que comprende el arte y sus procesos específicos a modo de romper con la idea de conocimientos separados y estancos. Proporcionando la posibilidad de repensar inclusive qué es una disciplina artística y animarnos a trabajar con todo aquello que nos sugiera una forma interesante para trabajar y experimentar con ellos sin estar sujetos a las formas pre-establecidas del mundo del arte tradicional.

Sería hermoso saber cómo están organizadas las actividades y su relación con cada grupo de edad.
Las actividades se relacionan directamente con la construcción del proyecto, con lo cual si este presenta características complejas y probablemente se plantee como una experiencia extensa en el tiempo, el mismo estará compuesto por varias fases de trabajo, las cuales se irán cumpliendo paulatinamente.
En cambio si la experiencia es más acotada puede que se desarrolle en una sola fase de trabajo.
Es decir, que no es lo mismo acercarlos (por ejemplo) a un trabajo de cine de animación donde hay que pasar por la tarea de diseñar el guión, confeccionar la escenografía, el vestuario, aprender a usar el software para animar, aprender a animar, editar, diseñar el sonido, etc. Que realizar quizá una experiencia de electrónica donde se pretende confeccionar un dispositivo sonoro o mecánico y solo se trabaja en función a dicha instancia.
En cuanto a las edades, por un lado la idea es todos los años ofrecerles experiencias distintas ya que hay muchos chicos que continúan en el Lab. Y es nuestra responsabilidad generar un crecimiento personal y artístico en sus procesos.
Para la franja etaria que comprende desde los 5 a los 12 años, los contenidos son diseñados, organizados y administrados desde la coordinación, mientras que para los adolescentes, lo que hacemos es generar una cantidad de proyectos posibles para que luego de un primer encuentro con ellos, sean ellos mismos los elijan qué querrán aplicar durante el transcurso del año.

Las actividades están organizadas en torno a las artes visuales, las artes interactivas y digitales. Hace mucho tiempo que los avances conceptuales, experiementales y tecnológicos del lenguaje electrónico ya pasó por cambios: hay una idea de mercado – en cuanto que la organización de algunos medios de comunicación están sometidas a él- así como de las experiencias poéticas y estéticas. ¿Cómo es el pensamiento de ustedes en relación a esto? y cuáles son las ideas y conceptos para que este proyecto sea tan bueno?

Hace tiempo, cuando Flexible recién se instalaba como propuesta artística-pedagógica, solía recibir menciones sobre el interesante trabajo de correr a los chicos del rol de “usuarios de la tecnología” debido a que parte de nuestra acción radica en abrir los dispositivos tecnológicos y exponer a los chicos a contestarle a un mercado empecinado en instaurar la idea de que los dispositivos tecnológicos solo se pueden usar de la forma y bajo el sentido para el que fueron desarrollados, proponiéndoles jackear la “utilidad” del mismo y llevarlo al campo de la “experimentación” de este, aunque sinceramente creo que además a este concepto, Flexible se propone algo aún más complejo que es correr a los chicos del rol de “usuarios de las ideas” y hacerlos partes de una cadena de reflexiones donde sean ellos y por ellos que aborden conclusiones a cerca de sus procesos, modos de trabajo y finalmente resultados. Lo que a mi modo de entender es la única forma de que comiencen a comprender lo que significa crear un lenguaje artístico personal.

fotos: registro Flexible

¿Cómo es la idea – y el desarrollo – de la experiencia artística compartida, vivida en grupo, que potencializa la inspiración colectiva?
Uno de los aspectos más importantes que conlleva el trabajo que se desarrolla colectivamente en flexible, además de lo ya sabido a cerca de la importancia de compartir, dividir tareas y aprender a organizar estas conjuntamente, tiene que ver con que trabajando colectivamente se exponen a la situación de ver cómo trabaja otro compañero, cómo piensa y resuelve situaciones que aún siendo un contemporáneo lo hace de distinta forma haciendo que muchas veces se tome esa forma como parte del aprendizaje personal desarticulando el mito de que sólo se puede aprender del maestro o coordinador que posee la jerarquía de “el que sabe”

El contacto de los niños con el arte como experiencia estética tiene mucha fuerza en la construcción de lo poético de lo cuotidiano infantil, que está muy conectado con sus vidas y sus juegos. ¿Cuánto de la experiencia del lenguaje de Flexible tiene relación con esa naturaleza de la infancia?

Quisiera creer que mucha. Sinceramente pienso que uno nunca sabe cuánto peso tienen las experiencias que se devanan en la infancia, pero paradójicamente uno está compuesto por una sucesión de eventos que se dieron en dicho período vital y sin duda hoy nos constituyen.
En cuanto a lo pertinente a Flexible creo que reúne las cualidades necesarias para generar en los chicos una apertura a sus potencialidades como actores de sus propias inquietudes independientemente de la disciplina artística que se proyecte en tal suceso y que ese es el valor más potente que tiene para ofrecer:
Acercarlos a la posibilidad de redefinir según sus gustos e intereses personales la noción de práctica artística.

¿Cómo está relacionada su vida de artista con el proyecto? Sería interesante saber sobre los otros profesionales que están involucrados.

De alguna manera, estimo que lo que más se involucra de mi costado artista a mi costado de directora de flexible radica en la forma de mirar. Cierto encanto por descifrar aquello que no conozco aún, pero reconozco que puede ser interesante indagar en su forma. El disfrute por los procesos y cierta obsesión por mirar las cosas al revés, es decir, no conformarme por la convención de lo establecido y desafiarme a la situación de pensar: “y que pasaría si fuere diferente?” desde allí reflexiono, me muevo, hago, dejo y vuelvo a empezar.

fotos: registro Flexible

Creo que el resto del equipo de Flexible posee mucho de esto: Cada uno en su área es un apasionado por lo que hace y no descansa en las formas dadas.
Con lo cual es muy fácil a la hora de desarrollar los contenidos o discutir sobre algún caso pedagógico puntual, partir desde la profundidad de las cosas hacia la periferia de sus resultados.

¿Cuáles fueran los más hermosos feedbacks que han tenido y que fortalecieron la certeza de que el camino y el corazón del proyecto son hermosos y afinados con los chicos? Ya tuvieran un testimonio especial en este sentido? ¿Cómo ustedes observan esto en el proceso?

Son muchos y diversos: desde que hay chicos que continúan desde el primer día y año a año uno nota como su forma de hacer las cosas está íntimamente alineada al aspecto más conceptual del lab., cuando algunos padres nos cuentan que si bien no quieren saber nada con el colegio (tradicional) esperan a que llegue el día de flexible, cuando vemos que ellos mismos traen material de trabajo desde sus casas afirmando que el trabajo generado en el Lab. Tiene también su consecuencia en sus cotidianos, cuando escuchamos por lo bajito que charlan entre ellos y se manifiestan lo mucho que disfrutan de estar allí y por sobre todas las cosas, cuando reconocemos en sus producciones personales la marca de sus procesos.
Para concluir esta respuesta puedo mencionar una conversación que me contó una vez una madre:
_Chiara (en aquel momento 9 años, hoy tiene 12 y aún es parte de Flexible):
Mamá, la educación está muy mal!
_Madre:
Por qué hija?
_Chiara:
Porque está al revés
_Madre:
Cómo que está al revés?
_Chiara:
Si mamá, está al revés porque uno tendría que ir todos los días a Flexible y uno solo al colegio, No todos al colegio y uno solo a Flexible, SI en Flexible aprendo mucho más!
RISAS

Vea abajo algunos de los videos producidos por los niños!

Grupo de cinco a seis años
El fuego from flexiblelab on Vimeo.

Grupo de 7 a 9 años

El mundo misterioso from flexiblelab on Vimeo.

Grupo de adolescentes

Drawdio from flexiblelab on Vimeo.